Los alimentos altos en azúcares añadidos podrían aumentar las posibilidades de desarrollar cálculos renales

Alimentos con azúcares añadidos aumentan cálculos renales

Hay una larga lista de razones para evitar alimentos altos en azúcar, y un nuevo estudio puede estar agregando una más: los cálculos renales.

Los investigadores encontraron que entre más de 28,000 adultos en Estados Unidos, aquellos con una gran cantidad de azúcares añadidos en su dieta eran más propensos a tener antecedentes de cálculos renales. Las personas del grupo que consumían la mayor cantidad de azúcar tenían un 39% más de probabilidades de haber tenido cálculos, en comparación con aquellos que consumían la menor cantidad de azúcar.

Los hallazgos, publicados el 4 de agosto en la revista Frontiers in Nutrition, en realidad no prueban que el azúcar sea el culpable.

Y para las personas que intentan prevenir la recurrencia de cálculos renales, es mejor enfocarse en consejos dietéticos más precisos dirigidos a las sustancias que forman los cálculos en su orina, según el Dr. Johnathan Khusid, especialista en el tratamiento de cálculos renales en el Sistema de Salud Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Aun así, limitar los azúcares añadidos es ciertamente bueno para la salud en general, dijo Khusid, quien no estuvo involucrado en el estudio.

Señaló que algunas de las consecuencias para la salud relacionadas con una dieta cargada de azúcar, como la obesidad y la diabetes tipo 2, también son factores de riesgo para los cálculos renales.

Los cálculos renales son comunes, afectando aproximadamente al 10% de las personas en algún momento, según la Fundación Nacional del Riñón. A menudo, pueden ser eliminados a través de la orina. Pero si una piedra grande causa un bloqueo urinario o un dolor insoportable, los médicos pueden necesitar extraerla.

La orina contiene varios minerales y otras sustancias disueltas. Los cálculos renales se forman cuando la química normal de la orina está desequilibrada, explicó Khusid. Puede haber demasiado de una sustancia química o no suficiente de otra, o muy poco líquido en la orina para diluirlos todos. A partir de ahí, comienzan a formarse cristales y se acumulan en la masa dura que es el cálculo renal.

La mayoría de esas piedras contienen calcio, un hecho que tiene poco que ver con el calcio en la dieta, dijo Khusid.

Existen, sin embargo, hábitos dietéticos que sí importan. El consejo general y de larga data para prevenir los cálculos renales incluye beber mucha agua (para aumentar el volumen de orina); limitar el sodio, ya que hace que los riñones excreten más calcio en la orina, y reducir las proteínas animales debido a sus efectos en la química de la orina.

Pero si los azúcares añadidos pueden estar relacionados con el riesgo de cálculos renales no está claro, según los investigadores del nuevo estudio, liderados por el Dr. Shan Yin, del Hospital Afiliado del Colegio Médico del Norte de Sichuan en China.

Los investigadores analizaron datos de un estudio de salud del gobierno de Estados Unidos en curso.

Se enfocaron en 28,300 adultos mayores de 20 años que formaron parte del estudio entre 2007 y 2018. Los participantes informaron sobre su salud y hábitos de vida, incluida la dieta, y se sometieron a exámenes físicos.

En general, el 10% dijo tener antecedentes de cálculos renales. En general, esas probabilidades aumentaron junto con la ingesta de azúcares añadidos (obtenidos de entrevistas donde describieron lo que habían comido en las últimas 24 horas).

Los participantes del estudio que estaban en el 25% superior en cuanto a ingesta de azúcar añadido tenían un 39% más de probabilidades de haber sufrido cálculos renales en algún momento, en comparación con las personas en el 25% inferior. Esto fue después de que los investigadores hicieron ajustes estadísticos por otros factores, como el peso corporal, la diabetes y la calidad general de la dieta.

La imagen fue similar cuando el equipo de Yin observó las cosas desde otro ángulo: las personas que obtenían al menos el 25% de sus calorías diarias de azúcares añadidos tenían un 88% más de probabilidades de informar antecedentes de cálculos renales, en comparación con aquellos que consumían menos del 5% de sus calorías de azúcar.

Aunque los hallazgos no prueban una relación de causa y efecto, hay “múltiples razones” por las cuales las personas propensas a los cálculos pueden querer limitar los azúcares añadidos, según el Dr. David Goldfarb, codirector del programa de prevención de cálculos renales en NYU Langone en la ciudad de Nueva York.

Por un lado, dijo Goldfarb, “desde hace mucho tiempo hay evidencia de que el azúcar aumenta la cantidad de calcio en la orina”.

Y al igual que Khusid, señaló que las dietas ricas en azúcar pueden tener una relación indirecta con los cálculos renales, al estimular el aumento de peso y contribuir a condiciones como la obesidad, la presión arterial alta y la diabetes.

GALERÍA DE IMÁGENES

“En general”, dijo Goldfarb, “los cambios dietéticos que apoyan la salud renal también están asociados con una disminución en las tasas de cálculos renales”.

Pero cuando las personas ya han sufrido un episodio de cálculos renales y comprensiblemente desean evitar una repetición, según Khusid, puede ser necesario un enfoque “personalizado” en la dieta.

Dijo que a menudo ofrece a los pacientes la opción de realizar una prueba de orina de 24 horas, donde recogen muestras durante 24 horas para ser analizadas en busca de niveles de calcio, sodio, ácido úrico y otras sustancias clave. Esto puede ayudar a guiar cambios específicos en la dieta.

La recomendación de mantenerse hidratado siempre es útil, sin embargo. Khusid dijo que su consultorio está especialmente ocupado en este momento, debido a las olas de calor del verano y al aumento del riesgo de deshidratación.

Más información

La Asociación Americana de Urología tiene más información sobre los cálculos renales.

FUENTES: Johnathan Khusid, MD, profesor asistente de urología, Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Ciudad de Nueva York; David Goldfarb, MD, director clínico, División de Nefrología, co-director, Programa de Prevención de Cálculos Renales, NYU Langone Health, profesor de medicina y fisiología, Escuela de Medicina Grossman de NYU, Ciudad de Nueva York; Frontiers in Nutrition, 4 de agosto de 2023, en línea