Leche de vaca Vs. Leches vegetales Un nutricionista da su punto de vista

Leche de vaca Vs. Leches vegetales El punto de vista de un nutricionista

Imagen de noticias: Leche de vaca versus leches vegetales: Una nutricionista opina

Tienes muchas opciones cuando compras leche, desde la variedad tradicional de vaca hasta algunas hechas a partir de plantas. Pero, ¿cómo se comparan estas opciones en términos de nutrición?

Un experto del Baylor College of Medicine de Houston analiza las diferencias.

“Si estás buscando un producto alto en proteínas, la leche de vaca y la leche de soja son las mejores opciones. Si quieres algo más bajo en calorías que no necesite cumplir con tus necesidades de proteínas, puede que un producto a base de plantas sea lo adecuado”, dijo Sarah Mahlke, asociada sénior de gestión de programas en el Centro de Pérdida de Peso y Metabólico de Baylor.

“Tal vez solo buscas el sabor, lo cual también es importante, porque al final del día, la comida nos hace felices, y eso es algo bueno”, dijo Mahlke en un comunicado de prensa de Baylor.

Leche de vaca

La leche de vaca contiene calcio, vitamina D, vitamina A, B2 (riboflavina), B12 y minerales como magnesio, zinc, potasio y fósforo.

También es rica en proteínas, mucho más que la mayoría de las leches a base de plantas. La leche de vaca también es una fuente de grasas saturadas menos saludables para el corazón, pero la leche descremada y desnatada proporciona una opción menos grasosa.

“Todas las leches lácteas tienen cantidades similares de calcio y vitamina D. La elección del tipo de leche de vaca para beber depende de la etapa de vida en la que te encuentres y cuáles sean tus objetivos”, dijo Mahlke.

¿Intentando perder peso? La leche descremada o desnatada son las mejores opciones. Una taza de leche al 1% o 2% puede proporcionar más sabor y cremosidad que la leche desnatada, pero sin las calorías de la leche entera.

¿Y qué pasa con los niños?

Un niño recién destetado del pecho debe tomar leche entera, dijo Mahlke, porque los niños necesitan grasas para el crecimiento de su cerebro y calorías en su dieta.

Algunas leches están fortificadas con DHA ácidos grasos omega-3, que son los aceites saludables para el corazón que se encuentran en pescados grasos.

“El DHA es un nutriente especialmente importante para el desarrollo cerebral, ya que el cerebro representa aproximadamente el 60% de grasa en peso. Por esta razón, una leche de vaca fortificada con DHA podría ser una buena opción para darle a un niño de 1 año después del destete de la leche materna o la fórmula”, dijo.

Mahlke desaconseja beber leche cruda o no pasteurizada debido a preocupaciones de seguridad alimentaria.

Leche de soja

La leche de soja, otra opción, destaca por su contenido de proteínas que es comparable a la leche de vaca y por estar fortificada con calcio y vitamina D.

“Para que se etiquete como leche fortificada con vitamina D, se deben agregar cantidades mínimas y máximas al producto, por lo que cualquier producto lácteo etiquetado como ‘fortificado con vitamina D‘ tendrá cantidades similares”, dijo Mahlke. “En el caso de cualquier leche de origen vegetal, es importante revisar el empaque y la etiqueta para asegurarse de recibir el beneficio de estos nutrientes adicionales”.

La leche de soja se vende endulzada o sin endulzar. Elija la leche de soja sin endulzar para minimizar su consumo de azúcar agregada.

Algunas investigaciones sugieren que los fitoestrógenos, que son compuestos presentes en los productos de soja, se asocian con un menor riesgo de muerte prematura.

Leche de almendras

La leche de almendras contiene menos calorías que la leche de vaca y de soja, pero eso se debe a que tiene poca cantidad de proteínas y carbohidratos si no está endulzada.

Esta leche contiene vitamina E y pequeñas cantidades de grasas insaturadas, que son saludables para el corazón. Algunas leches de almendras están fortificadas con calcio y vitamina D.

La leche de almendras también contiene arabinosa, un tipo de carbohidrato que se ha demostrado que mejora el síndrome metabólico en roedores. Elija la leche sin endulzar para evitar el consumo adicional de azúcar.

Desafortunadamente, el contenido nutricional de las almendras enteras no se traduce completamente en las leches de nueces, explicó Mahlke, señalando que ciertos nutrientes y fibra se eliminan durante el procesamiento.

Sin embargo, esta podría ser la leche adecuada para alguien con enfermedad renal crónica que necesita evitar las altas cantidades de potasio y fósforo que se encuentran en la leche de soja, avena y vaca.

Leche de avena

La leche de avena ofrece más proteínas que la leche de almendras, pero no tanto como la leche de soja o de vaca. Puede estar fortificada con vitamina D y proporcionar calcio, al igual que otras leches de origen vegetal.

La avena contiene un compuesto conocido como ß-Glucano, que se asocia con una mejora en el azúcar en la sangre y en la resistencia a la insulina. Sin embargo, los fitatos en la leche de avena se unen al calcio y reducen su absorción.

Cuando compre leches de origen vegetal, verifique la información nutricional para conocer la cantidad de gramos de azúcar agregada.

Más información

La Organización Mundial de la Salud tiene más información sobre una dieta saludable.

FUENTE: Colegio de Medicina Baylor, comunicado de prensa, 4 de octubre de 2023

PRESENTACIÓN DE DIAPOSITIVAS

Alimentos que no son tan saludables como piensasVer presentación