Enjuagarse con agua salada e irrigación nasal podrían evitar que el COVID empeore.

El enjuague con agua salada y la irrigación nasal podrían prevenir que el COVID-19 empeore.

Imagen de noticias: Gargarismos con agua salada y lavados nasales pueden evitar que el COVID empeore

Si estás sufriendo de COVID, es posible que quieras tomar un vaso de agua tibia y un pote de sal.

Nuevas investigaciones sugieren que hacer gárgaras y enjuagar tus fosas nasales con una solución salina puede ayudar a evitar que termines en el hospital.

En el pequeño estudio, los investigadores descubrieron que hacer gárgaras cuatro veces al día durante 14 días con agua salada parecía aliviar los síntomas y reducir significativamente las probabilidades de hospitalización.

“Creemos que hay evidencia de que el COVID-19 se replica en las vías respiratorias superiores”, explicó el investigador principal, Dr. Jimmy Espinoza, profesor de medicina materno-fetal en la Universidad de Texas Health en Houston.

Para el estudio, Espinoza y sus colegas probaron si las gárgaras con agua salada eran efectivas en el tratamiento del COVID-19. Entre 2020 y 2022, asignaron a 58 personas con COVID-19 para que hicieran gárgaras con agua salada en dosis altas o bajas. Compararon sus resultados con casi 9,400 pacientes de COVID de la población general que no hicieron gárgaras.

Ambos grupos de agua salada y el grupo de población general que no hizo gárgaras tenían tasas similares de vacunación contra el COVID.

Los investigadores descubrieron que el 19% de aquellos que hicieron gárgaras con la dosis baja de sal fueron hospitalizados, al igual que el 21% de aquellos que hicieron gárgaras con la dosis alta de sal. Estos porcentajes fueron significativamente más bajos que la tasa de hospitalización del 59% de los pacientes que no hicieron gárgaras, según Espinoza.

Los hallazgos se presentarán el jueves en la reunión anual de la American College of Allergy, Asthma & Immunology en Anaheim, California. Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que sean publicados en una revista revisada por expertos.

Espinoza dijo que la efectividad del tratamiento aún debe ser comprobada en estudios más grandes que también intenten determinar si hacer gárgaras funciona contra todas las cepas del virus.

El hacer gárgaras no pretende reemplazar las vacunas o los medicamentos antivirales, afirmó.

“Esta es una intervención muy, muy simple”, dijo Espinoza. “Pero esto no pretende reemplazar las intervenciones reales que tenemos. Creemos que esto podría ser complementario porque es una intervención simple. Es barata y está disponible en cualquier parte”.

De todos modos, un experto dijo que este tratamiento no es algo listo para formar parte del tratamiento del COVID-19.

Tengo demasiadas preguntas para concluir que esto es probable que se convierta en una medida importante de control”, dijo el Dr. Bruce Hirsch, especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital Universitario North Shore en Manhasset, Nueva York.

“Esperaría y vería antes de recomendar incluso algo trivial como hacer gárgaras con agua salada”, dijo. “No tiene mucho sentido para mí”.

FUENTES: Jimmy Espinoza, MD, profesor de medicina materno-fetal, Universidad de Texas Health, Houston; Bruce Hirsch, MD, especialista en enfermedades infecciosas, Hospital Universitario North Shore, Manhasset, Nueva York; presentación, reunión anual de la American College of Allergy, Asthma & Immunology, Anaheim, California, 9 de noviembre de 2023