Psoriasis y enfermedad cardíaca vinculando la piel con la salud cardiovascular

Investigadores afirman que casos graves de psoriasis pueden desencadenar ciertas condiciones, como la aterosclerosis, que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar enfermedades del corazón.

La psoriasis puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón

Una radiografía de tres estetoscopios Imagen: Los investigadores afirman que la psoriasis puede exacerbar las condiciones que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. NICK VEASEY/SCIENCE PHOTO LIBRARY/Getty Images

La psoriasis, una afección dermatológica común mediada por el sistema inmunológico, no se limita a afectar la piel. Investigaciones recientes indican que las personas con psoriasis tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, independientemente de los factores de riesgo cardiovascular tradicionales. En este artículo, profundizaremos en los mecanismos detrás de esta relación, exploraremos los debates en curso en la comunidad científica y discutiremos posibles intervenciones para minimizar los riesgos cardiovasculares.

La conexión inflamatoria: descifrando la relación entre la psoriasis y las enfermedades del corazón

La inflamación es una fuerza impulsora en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En el caso de la psoriasis, la respuesta inflamatoria contribuye al crecimiento de placas en los vasos sanguíneos, lo que lleva a la aterosclerosis y a un mayor riesgo de enfermedad de las arterias coronarias. Sin embargo, los mecanismos precisos que vinculan la psoriasis con las enfermedades del corazón aún no se comprenden completamente. Algunos estudios sugieren que la disfunción microvascular coronaria (DMC), que afecta los diminutos vasos sanguíneos que suministran sangre al corazón, puede desempeñar un papel significativo en esta asociación.

Desentrañando la disfunción microvascular coronaria

La DMC se caracteriza por la inflamación, similar a la enfermedad de las arterias coronarias, pero tiene mecanismos patológicos distintos. Aunque las investigaciones anteriores sobre la DMC en personas con psoriasis han sido limitadas en escala, un estudio reciente publicado en el Journal of Investigative Dermatology tuvo como objetivo replicar y ampliar estos hallazgos.

Los procedimientos médicos convencionales tienen dificultades para detectar la DMC debido a su impacto en los diminutos vasos sanguíneos. Como resultado, los investigadores de este estudio utilizaron una medida llamada reserva de flujo coronario para identificar tanto la enfermedad de las arterias coronarias como la DMC.

Descifrando la reserva de flujo coronario

La reserva de flujo coronario evalúa la capacidad de dilatación de la circulación coronaria durante el esfuerzo, lo que indica hasta qué punto puede aumentar el flujo sanguíneo hacia las arterias coronarias. En individuos sanos, la reserva de flujo coronario varía de 3 a 6, lo que significa que el flujo sanguíneo puede triplicarse cuando es necesario.

Un puntaje de reserva de flujo coronario de 2,5 o inferior sugiere la presencia de DMC o enfermedad de las arterias coronarias. Si la angiografía coronaria de rutina no revela evidencia de enfermedad de las arterias coronarias, es probable que la DMC sea la explicación más probable.

Información del estudio: Conexión entre la gravedad de la psoriasis y la duración de la enfermedad con la DMC

En el estudio, que incluyó datos de 448 personas con psoriasis, aproximadamente el 31% mostró un puntaje de reserva de flujo coronario de 2,5 o inferior, lo que indica DMC. Notablemente, estas personas no mostraron signos de enfermedad de las arterias coronarias en las exploraciones de seguimiento. Los factores asociados con la DMC en el grupo de psoriasis incluyeron una edad avanzada, un índice de masa corporal elevado, hipertensión y la presencia de artritis psoriásica.

Además, la gravedad y la duración de la psoriasis estuvieron estrechamente relacionadas con el riesgo de DMC. A medida que aumentaba la gravedad y la duración de la enfermedad, aumentaba la probabilidad de desarrollar DMC.

Implicaciones y el camino a seguir: Prevención de resultados cardiovasculares adversos

Los resultados de este estudio respaldan la teoría de que la inflamación sistémica, impulsada por la psoriasis, contribuye a la DMC. Es crucial destacar que no hubo asociación entre la DMC y los factores de riesgo cardiovascular tradicionales comúnmente observados en la población general, como fumar, niveles de grasa en la sangre o diabetes tipo 2.

Los estudios han demostrado consistentemente que las bajas reservas de flujo coronario predicen peores resultados cardiovasculares tanto en la población general como en las personas con psoriasis. Por lo tanto, la alta prevalencia de la DMC entre las personas con psoriasis es probablemente un factor de contribución significativo a su mayor riesgo de eventos cardiovasculares adversos, independientemente de los factores de riesgo tradicionales.

Además, el estudio sugiere que abordar la psoriasis mediante un tratamiento temprano y efectivo puede restaurar las reservas de flujo coronario normales y potencialmente prevenir futuros infartos de miocardio e insuficiencia cardíaca asociados con la DMC.

Evaluación del riesgo cardiovascular y exploración de opciones de tratamiento

Los investigadores están explorando activamente métodos alternativos para evaluar el riesgo cardiovascular en personas con psoriasis. Por ejemplo, técnicas de imagen cardíaca como el cálculo de calcio en las arterias coronarias ofrecen promesas en la mejora de las evaluaciones de riesgo. Además, se están probando modelos novedosos de coordinación de atención para mejorar la detección y el manejo de los factores de riesgo cardiovascular tradicionales en pacientes con psoriasis.

Mientras reducir la inflamación ha mostrado potencial en la disminución del riesgo cardiovascular, la eficacia de los medicamentos para la psoriasis en este aspecto sigue siendo un tema de debate. Los inhibidores del factor de necrosis tumoral (TNF), por ejemplo, parecen prometedores, pero se requiere más investigación para establecer una relación causal.

Tratar la psoriasis de manera efectiva también puede tener beneficios secundarios en la reducción del riesgo cardiovascular. Un mejor control de la enfermedad puede llevar a estilos de vida más saludables, reducir el estigma social, mejorar la calidad del sueño y modificar la composición o función de los lípidos.

Últimos pensamientos: Un rompecabezas que vale la pena resolver

La psoriasis sigue presentando misterios y desafíos tanto para los investigadores como para los profesionales médicos. Este estudio agrega otra pieza vital al rompecabezas, arrojando luz sobre las vías de conexión entre la psoriasis, la inflamación y la enfermedad cardiovascular.

A medida que nos esforzamos por profundizar nuestro entendimiento, es crucial reconocer la importancia de la intervención temprana y los planes de tratamiento efectivos en la reducción del riesgo de eventos cardiovasculares en personas con psoriasis. Al abordar la inflamación y optimizar la salud general, podemos mejorar el bienestar de aquellos afectados por esta compleja condición.

Referencias

  1. Psoriasis: Vínculo con la inflamación
  2. 3 Millones de estadounidenses luchan con el síndrome de fatiga crónica
  3. Desmintiendo 10 conceptos erróneos sobre el accidente cerebrovascular
  4. Apoyando a un hijo autista a construir una vida independiente
  5. El béisbol pone en riesgo los codos de los niños, muestra un estudio
  6. Enfermedad cardíaca: Factores hereditarios que ponen a una persona en riesgo
  7. La inflamación persistente impulsa problemas cerebrales en jugadores de fútbol retirados
  8. Evidencias de que las vacunas contra el COVID en el embarazo son seguras para los bebés sanos

Sección de preguntas y respuestas

P: ¿Cuáles son los factores de riesgo cardiovascular tradicionales y cómo difieren del aumento de riesgo asociado con la psoriasis?

R: Los factores tradicionales de riesgo cardiovascular incluyen el tabaquismo, la edad, la diabetes y la hipertensión. Estos factores se reconocen ampliamente como contribuyentes a las enfermedades cardíacas en la población general. Sin embargo, las personas con psoriasis enfrentan un mayor riesgo de enfermedad cardíaca incluso cuando estos factores de riesgo tradicionales están ausentes. La inflamación asociada con la psoriasis desempeña un papel significativo en el aumento de este riesgo.

P: ¿Puede tratar la psoriasis de manera efectiva reducir el riesgo de eventos cardiovasculares?

R: Tratar la psoriasis de manera efectiva tiene el potencial de reducir el riesgo de eventos cardiovasculares. Los estudios sugieren que mejorar el control de la enfermedad puede tener un impacto positivo en la salud cardiovascular al promover estilos de vida más saludables, reducir el estigma social, mejorar la calidad del sueño y modificar la composición o función de los lípidos. Además, algunas evidencias indican que ciertos tratamientos para la psoriasis pueden reducir directamente el riesgo cardiovascular. Sin embargo, se necesita más investigación para establecer una relación causal clara entre el tratamiento de la psoriasis y los resultados cardiovasculares.

P: Además de la inflamación, ¿hay otros factores que contribuyan al vínculo entre la psoriasis y las enfermedades cardíacas?

R: Si bien la inflamación es un factor clave en el aumento del riesgo cardiovascular, otros mecanismos también pueden contribuir a la asociación entre la psoriasis y las enfermedades cardíacas. Por ejemplo, la disfunción de los lípidos, el metabolismo del triptófano y el impacto de la psoriasis en la calidad del sueño son áreas de investigación en curso. Estos posibles factores destacan la complejidad de la conexión entre la psoriasis y la salud cardiovascular, lo que justifica una investigación adicional.

P: ¿Se están explorando enfoques terapéuticos novedosos para abordar el mayor riesgo cardiovascular en personas con psoriasis?

R: Los investigadores están estudiando métodos alternativos para evaluar el riesgo cardiovascular en personas con psoriasis. Por ejemplo, las técnicas avanzadas de imagen cardíaca, como el puntaje de calcio de las arterias coronarias, ofrecen promesas para refinar las evaluaciones de riesgo. Además, se están probando modelos novedosos de coordinación de atención para mejorar el tamizaje y manejo de los factores tradicionales de riesgo cardiovascular en pacientes con psoriasis. Estos enfoques en evolución tienen como objetivo mitigar los riesgos cardiovasculares y mejorar el bienestar general de las personas con psoriasis.


Ahora que estás armado con conocimientos valiosos sobre la relación entre la psoriasis y las enfermedades del corazón, ¿por qué no compartes este interesante artículo con tus amigos y familiares? Levantemos conciencia y promovamos la buena salud para todos. 💪❤️


Referencias

  1. Psoriasis: Vínculo de Inflamación
  2. 3 Millones de estadounidenses luchan con el Síndrome de Fatiga Crónica
  3. Desmintiendo 10 ideas equivocadas sobre los derrames cerebrales
  4. Apoyando a un Hijo Autista para Construir una Vida Independiente
  5. El béisbol pone en riesgo los codos de los niños, según un estudio
  6. Enfermedades del Corazón: Factores Hereditarios Que Ponen a una Persona en Riesgo
  7. La Inflamación Persistente Causa Problemas Cerebrales en Futbolistas Retirados
  8. Evidencias de que las Vacunas contra el COVID en el Embarazo son Seguras para Bebés Saludables