Los dolores de cabeza son comunes en el lupus. ¿Son en realidad migrañas?

¿Los dolores de cabeza en el lupus son migrañas?

4 de agosto de 2023: Alrededor de 1.5 millones de estadounidenses viven con lupus eritematoso sistémico, la forma más común de lupus, y más de la mitad de ellos sufren regularmente dolores de cabeza.

Nuevas investigaciones demuestran que estos dolores de cabeza no son simplemente normales. Para muchos, en realidad son migrañas.

El lupus es una enfermedad autoinmune que puede atacar cualquier órgano del cuerpo, como el cerebro, el corazón, los pulmones, los riñones, la piel, las articulaciones y las células sanguíneas. Es una condición crónica, lo que significa que los pacientes pueden tener brotes, pero en otros momentos pueden estar libres de síntomas. La inflamación es una de las principales causas del lupus.

El sistema nervioso central también juega un papel importante en los dolores de cabeza del lupus, según el Dr. Amir Tolebeyan, neurólogo y director de cefalea y dolor facial en el Centro Médico Tufts en Boston.

Con el lupus, el sistema nervioso central, que consta del cerebro y la médula espinal, puede ser afectado por anticuerpos que se unen a células nerviosas o vasos sanguíneos. El lupus también puede interrumpir el flujo sanguíneo hacia los nervios. Todo esto afecta al sistema nervioso central y puede provocar dolores de cabeza. La inflamación del cerebro también puede causar directamente dolores de cabeza.

Un “dolor de cabeza por lupus” puede presentarse en diversas formas. La investigación de un nuevo estudio de la India encuentra que un tercio de los pacientes en todo el mundo con la forma más común de lupus específicamente tienen migraña.

El fenómeno de Raynaud, que limita el flujo sanguíneo hacia los dedos de las manos y los pies y a menudo se asocia con la migraña, es una complicación del lupus eritematoso sistémico en hasta el 50% de los pacientes y podría explicar por qué tanta gente experimenta este tipo de dolor de cabeza.

Los pacientes con lupus también pueden tener dolor de cabeza primario, lo que significa que el dolor de cabeza en sí no es peligroso ni está directamente relacionado con la enfermedad. Estos tipos de dolores de cabeza pueden ser simplemente debido al estrés emocional, que a su vez podría estar relacionado con el manejo del dolor físico de otros síntomas del lupus.

Sin embargo, el dolor también puede tener implicaciones más graves. “Para algunos pacientes con lupus, el dolor de cabeza puede indicar un problema con los vasos sanguíneos en el cerebro”, dice la Dra. Ashira Blazer, profesora asistente de medicina en el Hospital for Special Surgery en la ciudad de Nueva York y miembro del Consejo Asesor Médico-Científico de la Fundación Lupus de Estados Unidos.

Uno de estos problemas son los coágulos de sangre en el cerebro, especialmente en pacientes con lo que se llama síndrome antifosfolípido. Puede desarrollarse como una complicación del lupus y hace que el sistema inmunológico ataque la grasa de las células vivas, lo que aumenta el riesgo de coagulación. Blazer recomienda que los pacientes estén atentos a síntomas como problemas de visión o cambios cognitivos, que podrían indicar un derrame cerebral.

Investigaciones recientes de la Universidad Federal de Pernambuco en Brasil también encontraron que los pacientes con lupus eritematoso sistémico tienen un mayor riesgo de experimentar dolores de cabeza relacionados con enfermedades vasculares agudas, como la vasculitis. Algunas terapias para el lupus también pueden causar dolores de cabeza. “Si tienes lupus, es posible que tomes medicamentos inmunosupresores, que pueden causar meningitis aséptica, es decir, inflamación del revestimiento del cerebro”, dijo Blazer.

Sigue leyendo para obtener información más específica e importante sobre el lupus y los dolores de cabeza relacionados con el lupus, y qué pueden hacer los pacientes para obtener el diagnóstico y alivio adecuados.

¿Cuáles son los síntomas del lupus?

Los signos de lupus pueden incluir:

  • Una erupción en forma de mariposa en la cara
  • Dolor muscular y articular
  • Cansancio severo
  • Problemas oculares como ojo seco, erupciones en los párpados o inflamación
  • Olvidos o confusión
  • Pérdida de cabello
  • Dolor en el pecho
  • Disminución de la función renal
  • Fiebre
  • Sensibilidad a la luz o al sol

¿Cómo se diagnostica y trata un dolor de cabeza por lupus?

Encontrar la causa raíz del dolor de cabeza es esencial.

Si alguien con lupus tiene dolores de cabeza que empeoran repentinamente o se vuelven más frecuentes, debe hablar con su médico. “No sabemos si el lupus está causando el dolor de cabeza de un paciente de inmediato”, dijo Tolebeyan.

Los médicos primero deben descartar condiciones graves como un derrame cerebral, presión intracraneal o cáncer. “El tratamiento para el dolor de cabeza se basa en la causa”.

Si el dolor de cabeza está relacionado con la enfermedad, como durante un brote de lupus, por ejemplo, el médico puede centrarse en tratar de reducir la inflamación, dijo Tolebeyan.

Un dolor de cabeza por lupus puede ser diagnosticado mediante una punción lumbar o una resonancia magnética o tomografía computarizada. Los dolores de cabeza directamente relacionados con la inflamación del lupus a menudo no responden a analgésicos de venta libre, por lo que a menudo se recetan corticosteroides.

Si a un paciente se le diagnostica migraña, los Institutos Nacionales de Salud dicen que las opciones de tratamiento incluyen medicamentos recetados o analgésicos comunes como acetaminofeno o ibuprofeno. Los medicamentos de venta libre para la migraña también funcionan en algunos pacientes. Otras formas importantes de prevenir las migrañas incluyen reducir el estrés, dormir lo suficiente y evitar alimentos que puedan desencadenar un dolor de cabeza.

Los pacientes con lupus también pueden reducir sus probabilidades de tener dolor de cabeza y sentirse mejor en general al controlar los factores que podrían desencadenar un brote. Algunas estrategias de autocuidado para probar:

  • No trabajar demasiado o demasiado duro
  • Alejarse del sol
  • Limitar el tiempo pasado en luz halógena o fluorescente
  • Alejarse de lesiones e infecciones
  • Tomar siempre la medicación para el lupus regularmente
  • Consultar con el médico antes de tomar cualquier medicamento adicional
  • Seguir una dieta baja en grasas y baja en calorías, o tomar un suplemento de vitamina D si el médico lo aconseja