Mantener los niveles de colesterol estables puede ayudar a protegerlo/a de la demencia

Mantener niveles estables de colesterol protege de la demencia.

¿Podrían las fluctuaciones en los niveles de grasa en la sangre aumentar las posibilidades de ser diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer?

Sí, sugiere un nuevo estudio que encontró que los niveles fluctuantes de colesterol en los adultos mayores pueden aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Aquellos que tuvieron más fluctuaciones en el colesterol tenían un 19% más de riesgo de desarrollar Alzheimer o demencia, y aquellos con más fluctuaciones en los niveles de triglicéridos tenían un 23% de riesgo aumentado, encontraron los investigadores.

Sin embargo, el Dr. Marc Lawrence Gordon, jefe de neurología en el Hospital Zucker Hillside de Northwell Health en Great Neck, Nueva York, enfatizó que este estudio no puede probar que estas variaciones realmente causen la enfermedad de Alzheimer o demencia.

“No se sabe si la fluctuación es lo que impulsa la incidencia de demencia o si una mayor incidencia de demencia de alguna manera causa fluctuaciones”, dijo Gordon, quien no participó en el estudio. “No podría aconsejar a ninguno de mis pacientes que hagan algo en particular en base a estos datos”.

Sin embargo, la investigadora principal Suzette Bielinski, de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, cree que los hallazgos podrían ser útiles.

“Las fluctuaciones en estos resultados [pruebas de colesterol y triglicéridos] a lo largo del tiempo podrían ayudarnos a identificar quiénes tienen un mayor riesgo de demencia, ayudarnos a comprender los mecanismos para el desarrollo de la demencia y, en última instancia, determinar si nivelar estas fluctuaciones podría desempeñar un papel en la reducción del riesgo de demencia”, dijo en un comunicado.

Para el estudio, Bielinski y sus colegas recopilaron datos de más de 11,500 hombres y mujeres de 60 años o más que no tenían enfermedad de Alzheimer u otra demencia.

Los investigadores encontraron que, durante un promedio de 13 años de seguimiento, aquellos que tenían más variación en sus niveles de colesterol tenían un mayor riesgo de deterioro mental.

De las más de 2,400 personas que desarrollaron enfermedad de Alzheimer o demencia, 515 con mayor variación en los niveles de colesterol desarrollaron demencia, en comparación con 483 de aquellos que tenían la menor variación.

Estos resultados fueron después de que los investigadores ajustaron factores como el sexo, la raza, la educación y los medicamentos para reducir el colesterol.

“No está claro por qué y cómo las fluctuaciones en los niveles de colesterol y triglicéridos están relacionadas con el riesgo de enfermedad de Alzheimer”, dijo Bielinski.

El informe se publicó en línea el 5 de julio en la revista Neurology.

Un experto dijo que la salud del corazón y la salud del cerebro están interrelacionadas, y que mantener bajo control los niveles de colesterol y triglicéridos podría desempeñar un papel en la prevención de la demencia.

“La salud del corazón y la salud del cerebro están estrechamente relacionadas”, dijo Christopher Weber, director de iniciativas científicas globales en la Asociación de Alzheimer.

Las fluctuaciones del colesterol pueden afectar la salud vascular del cerebro y contribuir a un mayor riesgo de desarrollar deterioro cognitivo (mental) y demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer, dijo.

Además, la disfunción de los vasos sanguíneos en el cerebro podría contribuir a la conexión entre las fluctuaciones del colesterol y el Alzheimer, señaló Weber.

“Esto podría afectar el flujo sanguíneo cerebral y aumentar el riesgo de deterioro cognitivo y Alzheimer en la vida posterior”, dijo.

Weber agregó que mantener un nivel bajo y estable de colesterol y triglicéridos puede ser beneficioso para reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer.

“Siempre debe consultar a su médico o proveedor de atención médica si está preocupado por su salud cardiovascular, niveles de colesterol o deterioro cognitivo. Conozca los números de salud de su corazón, obtenga tratamiento cuando lo necesite y lleve un estilo de vida saludable para el corazón y el cerebro en general”, aconsejó Weber.

“La investigación aún está evolucionando, pero las evidencias son fuertes de que las personas pueden reducir su riesgo de deterioro cognitivo mediante cambios clave en el estilo de vida, que incluyen participar en actividad física regular, mantenerse socialmente comprometidos y mantener una buena salud del corazón”, dijo Weber.

FUENTES: Christopher Weber, PhD, director, iniciativas científicas globales, Asociación de Alzheimer; Marc Lawrence Gordon, MD, jefe, neurología, Hospital Zucker Hillside de Northwell Health, Great Neck, Nueva York; Neurology, 5 de julio de 2023, en línea

GALERÍA DE IMÁGENES