Nuevo informe mide el alcance de los daños causados por errores médicos

Nuevo informe mide daños por errores médicos

Aproximadamente 795,000 estadounidenses mueren o quedan permanentemente discapacitados cada año debido a condiciones médicas mal diagnosticadas.

Un nuevo análisis liderado por expertos en la Medicina Johns Hopkins en Baltimore examina más de cerca el error diagnóstico y su impacto.

“Trabajos anteriores se han centrado generalmente en errores que ocurren en un entorno clínico específico, como la atención primaria, el departamento de emergencias o la atención hospitalaria”, dijo el autor principal, Dr. David Newman-Toker, director del Centro de Excelencia Diagnóstica, en un comunicado de noticias de Hopkins.

“Estos estudios no pudieron abordar los daños graves totales en múltiples entornos de atención, cuyas estimaciones anteriores variaban ampliamente de 40,000 a 4 millones por año. Los métodos utilizados en nuestro estudio son notables porque aprovechan las tasas de error y daño específicas de la enfermedad para estimar un total general”, agregó.

Los investigadores, de Johns Hopkins y la Risk Management Foundation de las Instituciones Médicas de Harvard, examinaron 15 enfermedades y concluyeron que 371,000 estadounidenses murieron y 424,000 quedaron permanentemente discapacitados como resultado de diagnósticos erróneos.

Aproximadamente el 75% de los daños graves ocurren en relación con eventos vasculares, infecciones y cánceres. En total, 15 enfermedades representan casi el 51% de los daños graves.

Cinco condiciones: accidente cerebrovascular, sepsis, neumonía, tromboembolismo venoso y cáncer de pulmón, causan casi el 39% de los daños graves totales.

En todas las enfermedades, se estimó una tasa de error promedio general del 11%, pero la tasa varía ampliamente, desde el 1.5% para el ataque cardíaco hasta el 62% para el absceso espinal. El accidente cerebrovascular fue la principal causa de daño grave por diagnóstico erróneo, que se encontró en el 17.5% de los casos.

Las enfermedades con altas tasas de error deben ser objetivos prioritarios para las soluciones, dijeron los autores.

“Un enfoque centrado en la enfermedad para la prevención y mitigación del error diagnóstico tiene el potencial de reducir significativamente estos daños”, dijo Newman-Toker. “Reducir los errores de diagnóstico en un 50% para el accidente cerebrovascular, la sepsis, la neumonía, el tromboembolismo pulmonar y el cáncer de pulmón podría reducir las discapacidades permanentes y las muertes en 150,000 por año”.

Johns Hopkins ya ha desarrollado y comenzado a utilizar soluciones para abordar los casos de accidente cerebrovascular no detectados, dijo.

Las soluciones incluyen simuladores virtuales de pacientes para mejorar las habilidades de los médicos de primera línea, así como grabaciones de movimientos oculares portátiles a través de gafas de video y teléfonos móviles para permitir que los especialistas ayuden de forma remota a los médicos en el diagnóstico de accidente cerebrovascular. También incluyen algoritmos informáticos para automatizar partes del proceso de diagnóstico y tableros de control que miden el rendimiento y proporcionan comentarios sobre la mejora de la calidad.

“La financiación de estos esfuerzos sigue siendo una barrera”, dijo Newman-Toker. “Los errores de diagnóstico son, con mucho, la crisis de salud pública más desatendida a la que nos enfrentamos, sin embargo, la financiación de la investigación solo alcanzó recientemente los $20 millones por año. Si queremos lograr la excelencia diagnóstica y el objetivo de cero daño prevenible debido al error diagnóstico, debemos seguir invirtiendo en esfuerzos para lograr el éxito”.

Los hallazgos del estudio se publicaron el 17 de julio en BMJ Quality & Safety.

Más información

El Instituto Nacional de Salud de EE. UU. tiene más información sobre el diagnóstico de accidente cerebrovascular.

FUENTE: Medicina Johns Hopkins, comunicado de prensa, 17 de julio de 2023

PREGUNTA