¿Cuáles son las peores frutas para alguien con diabetes?

Peores frutas para diabéticos

La fruta es una opción nutritiva para las personas con diabetes. Sin embargo, algunos productos de fruta, como los jugos y la fruta deshidratada, tienen un alto contenido de azúcar. Esto puede hacer que el nivel de azúcar en la sangre aumente.

Compartir en Pinterest
eclipse_images/Getty Images

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales recomienda que las personas con diabetes incluyan frutas como parte de una dieta equilibrada.

Comer frutas y verduras puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer. La fruta también es una fuente importante de vitaminas, minerales y fibra.

No obstante, la fruta también puede ser alta en azúcar. Las personas con diabetes deben prestar atención a su consumo de azúcar para evitar picos de azúcar en la sangre.

Dicho esto, hay una diferencia entre el tipo de azúcar en la fruta y el tipo de azúcar en otros alimentos, como el chocolate y los productos horneados.

Este artículo analizará qué frutas deben comer y evitar las personas con diabetes y cómo se relacionan con la diabetes.

Frutas para evitar

En general, una persona no debería tener que excluir la fruta de su dieta. De hecho, un estudio de 2017 sugiere que comer fruta puede ayudar a prevenir la diabetes.

Sin embargo, puede valer la pena limitar el consumo de las siguientes frutas para las personas que ya tienen diabetes.

Frutas con alto contenido de azúcar

El índice glucémico (IG) muestra cuánto puede aumentar el nivel de azúcar en la sangre de una persona después de comer cierto alimento.

Si un alimento tiene un puntaje de IG entre 70 y 100, es alto en azúcar. Algunas frutas con un puntaje en este rango incluyen:

  • sandías
  • plátanos muy maduros

Estas frutas aún son seguras para una persona con diabetes, pero deben consumirse con moderación. Consumir porciones más grandes de frutas con puntajes de IG más bajos puede ser más adecuado para una persona con diabetes.

La mayoría de las demás frutas tienen un puntaje de IG bajo a medio. Obtenga más información sobre alimentos con bajo y medio IG aquí.

El mito del azúcar

Muchas personas creen que, dado que la fruta a menudo tiene un alto contenido de azúcar, las personas con diabetes deben evitarla.

Sin embargo, los azúcares en la fruta fresca no son “azúcares libres”. Los azúcares libres son los azúcares añadidos y los presentes en la miel, los jarabes, los néctares y los jugos de frutas y verduras sin azúcar. El azúcar en la fruta fresca es fructosa, que no tiene mucho efecto en el nivel de azúcar en la sangre o en los niveles de insulina de una persona, según un artículo de 2017.

Alimentos como el chocolate, los productos horneados y algunos refrescos tienen niveles altos de azúcares libres, que sí causan picos en el nivel de azúcar en la sangre.

Frutas con alto contenido de carbohidratos

Según Diabetes UK, la cantidad de carbohidratos que una persona consume tiene el mayor impacto en sus niveles de azúcar en la sangre.

Si una persona sigue una dieta baja en carbohidratos, debe identificar qué carbohidratos está consumiendo que son bajos en nutrientes o poco saludables de otras maneras y eliminarlos primero. La fruta fresca tiene muchos beneficios para la salud, por lo que puede no ser lo primero en la lista.

Esta tabla muestra el contenido de carbohidratos en varias frutas en comparación con otros alimentos con alto contenido de carbohidratos:

Alimento Contenido de carbohidratos
1 manzana mediana 15–20 gramos (g)
1 magdalena de chocolate 55 g
1 plátano grande 30 g
500 mililitros de un refresco ordinario 54 g
1 porción de fruta deshidratada 20 g

Jugo de fruta

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) afirman que beber jugo de fruta durante una comida o por sí solo aumenta rápidamente el nivel de azúcar en la sangre de una persona.

Sin embargo, la combinación de fibra y azúcares simples en la fruta ralentiza la absorción de azúcar en la sangre cuando una persona consume frutas enteras.

Un artículo de investigación de 2013 analizó cómo el consumo de fruta afecta la probabilidad de que una persona desarrolle diabetes tipo 2.

Los resultados mostraron que las personas que consumían más fruta entera tenían menos probabilidades de desarrollar la afección. Las personas que bebían mayores cantidades de jugo de fruta tenían más probabilidades de desarrollar la afección.

Un estudio de 2017 tuvo resultados similares. Los investigadores encontraron que el consumo de frutas frescas reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. También encontraron que las personas con diabetes que comían frutas frescas regularmente tenían un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o morir.

Aprende más sobre el conteo de carbohidratos con la diabetes aquí.

Frutas secas

Una persona también puede incluir frutas secas en su dieta, siempre y cuando no estén secadas con azúcar añadido.

En un estudio de 2017, los investigadores encontraron una correlación positiva entre el consumo de frutos secos y frutas secas y la prevención de la diabetes tipo 2.

La Asociación Americana de la Diabetes (ADA) confirma que las frutas secas pueden ser una buena opción para las personas con diabetes, pero deben tener en cuenta que las porciones pueden ser pequeñas.

Embalaje

La ADA sugiere que las personas estén atentas a ciertas frases en las etiquetas de los productos. Por ejemplo, deben optar por productos con etiquetas que digan:

  • empacado en su propio jugo
  • sin azúcar añadido
  • sin azúcar agregada

Una forma de reemplazar la fruta procesada en la dieta es congelar frutas frescas, como rodajas de plátano. Según Diabetes UK, una persona puede triturar esta fruta congelada después de un par de horas para hacer helado saludable.

Tamaños de porción

Una persona con diabetes debe tratar de comer al menos 5 porciones de frutas y verduras todos los días.

Según Diabetes UK, las siguientes cantidades de fruta constituyen una porción:

Porción Ejemplos
fruta fresca pequeña: 2 frutas o más 2 ciruelas
2 mandarinas
2 kiwis
3 albaricoques
6 lichis
7 fresas
14 cerezas
fruta fresca de tamaño mediano: 1 fruta 1 manzana
1 plátano
1 pera
1 naranja
1 nectarina
fruta fresca grande: menos de 1 fruta media toronja
una rebanada de papaya de 5 centímetros (cm)
2 rebanadas de mango de 5 cm
fruta seca: 30 g 1 cucharada colmada de pasas, uvas pasas o sultanas
2 higos secos
1 puñado de chips de plátano
fruta enlatada en jugo natural: igual que la fruta fresca 2 mitades de pera o durazno
8 segmentos de toronja

En varias dietas

La ADA también recomienda incluir frutas frescas, congeladas o enlatadas sin importar la dieta que siga una persona.

Recomiendan las siguientes cantidades de fruta según tres tipos de dieta diferentes:

  • Método del plato: Esta dieta incluye una fruta pequeña entera o media taza de ensalada de frutas, entre otros alimentos permitidos.
  • Conteo de carbohidratos: Una fruta pequeña entera o media taza de fruta enlatada o congelada tiene aproximadamente 15 g de carbohidratos. Una persona puede sustituir la fruta por otra porción de carbohidratos durante una comida o día.
  • IG: La mayoría de las frutas tienen un bajo índice glucémico debido a su alto contenido de fibra, por lo que pueden formar parte de la dieta de alguien que sigue la guía glucémica.

Frutas para incluir

La ADA enumera varias frutas comunes que las personas con diabetes pueden incluir en su dieta. Estas incluyen:

  • manzanas
  • albaricoques
  • aguacates
  • plátanos
  • zarzamoras
  • arándanos
  • melones cantalupos
  • cerezas
  • toronjas
  • uvas
  • melones honeydew
  • kiwis
  • mangos
  • nectarinas
  • naranjas
  • papayas
  • duraznos
  • peras
  • piñas
  • ciruelas
  • frambuesas
  • fresas
  • mandarinas

Resumen

El consumo de frutas es una parte importante de la dieta de una persona. Aunque las frutas contienen una gran cantidad de azúcar, la fruta fresca no contiene azúcares libres, que son los que pueden afectar el nivel de azúcar en la sangre de una persona.

Las frutas también contienen una alta cantidad de fibra, lo cual ralentiza la absorción de azúcar en el torrente sanguíneo.

Varios estudios han demostrado que consumir frutas enteras puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar diabetes.

Por lo tanto, una persona debe intentar reducir otros carbohidratos de su dieta y mantener la fruta como parte de su rutina alimentaria normal.

Lee este artículo en español.