Una píldora anticonceptiva de venta libre está llegando pronto, pero ¿quién pagará por ella?

Píldora anticonceptiva de venta libre ¿quién pagará?

Se espera que la primera píldora anticonceptiva de venta libre llegue a las farmacias a principios de 2024, pero surgen preguntas sobre el costo y la cobertura del seguro.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos aprobó Opill (norgestrel) para prevenir el embarazo sin receta en julio, pero el fabricante de la píldora, Perrigo, aún no ha anunciado el precio del anticonceptivo. Hasta ahora, solo seis estados requieren la cobertura de algunos métodos anticonceptivos de venta libre: California (a partir de 2024), Maryland, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York y Washington, según KFF.

“La asequibilidad es una pieza clave para garantizar que las personas tengan acceso a anticonceptivos y a Opill una vez que esté en los estantes”, dijo Victoria Nichols, directora del proyecto Free the Pill, durante una reciente conferencia de prensa de KFF sobre la cobertura del seguro de los anticonceptivos de venta libre. Free the Pill es una coalición que ha estado abogando por el estado de venta libre de las píldoras anticonceptivas durante casi dos décadas.

“Muchas personas están acostumbradas a no pagar nada por los anticonceptivos cuando se recetan, y [todos los anticonceptivos] deberían estar completamente cubiertos por el seguro en planes privados y públicos”, señaló Nichols.

Existe una política federal que requiere que la mayoría de los planes de seguro médico privado y los programas de expansión de Medicaid cubran todos los métodos anticonceptivos recetados aprobados por la FDA sin copago, pero aún no existe un requisito federal que haga lo mismo para los anticonceptivos de venta libre, explicó.

Para anticiparse a posibles problemas de acceso antes de que Opill se lance, los investigadores de KFF realizaron entrevistas con 80 partes interesadas de planes de seguro médico privado, programas estatales de Medicaid y farmacias en los estados que ya requieren dicha cobertura.

¿Qué encontraron en su informe? En general, las personas deberán obtener Opill en el mostrador de la farmacia, en lugar de tomarlo directamente de los estantes, para que su plan lo cubra. En algunos planes de salud privados, las personas pueden pagar por Opill en la caja y luego solicitar el reembolso a su plan.

“El sistema actual está diseñado para cubrir medicamentos con receta, no de venta libre, y existe una falta de uniformidad en las prácticas de facturación que genera confusión entre muchos actores clave”, dijo Michelle Long, analista de políticas senior de Women’s Health Policy en KFF.

También hay una brecha de conocimiento. “Pocos planes proporcionan información sobre este beneficio cubierto a los inscritos en los materiales dirigidos a los inscritos”, dijo Long.

La clave es hacer que el proceso sea lo más fácil posible, agregó Nichols. “Si se requieren pasos adicionales para los consumidores, es otra barrera, como exigirles que presenten recibos”, dijo.

Llamando a los estados que ya han promulgado beneficios para los anticonceptivos de venta libre “pioneros”, dijo que se necesita más trabajo para crear conciencia sobre este beneficio y que estos esfuerzos pueden requerir financiamiento.

También se necesita una mayor conciencia entre los farmacéuticos, dijo Don Downing, profesor clínico en la Escuela de Farmacia de la Universidad de Washington en Seattle.

Los farmacéuticos deben saber que no hay restricción de edad y no se necesita consentimiento de los padres para Opill (a menos que se impongan restricciones en determinados estados), dijo Downing.

No hay un sistema de procesamiento de reclamaciones aceptado a nivel nacional para que los farmacéuticos lo usen para los anticonceptivos de venta libre, agregó. Simplificar este proceso debería incluir la creación de un Identificador Nacional de Proveedor (NPI) ficticio universal. Un NPI es un número de identificación único para los proveedores de atención médica para que puedan transmitir información de salud.

Otra opción es que los estados emitan órdenes permanentes, que establecen que un farmacéutico no está recetando, sino simplemente cumpliendo una solicitud preautorizada de proporcionar un producto. Con las órdenes permanentes, los farmacéuticos no completarán información de reclamaciones y no pueden ser responsables, como podrían ser si estuvieran recetando el producto.

La Dra. Christine Gilroy, directora médica de Express Scripts en Denver, agregó que los farmacéuticos deben ser reembolsados adecuadamente y no verse sobrecargados por los procesos de presentación de reclamaciones. Según explicó, su tiempo podría ser mejor empleado asesorando a los pacientes y administrando vacunas en lugar de ingresar cantidades copiosas de información en una base de datos para ser reembolsados por Opill.

GALERÍA DE IMÁGENES

Más información

KFF tiene más información sobre las píldoras anticonceptivas de venta libre.

FUENTES: Victoria Nichols, MPH, directora de proyecto, Free the Pill, Oakland, California; Michelle Long, MPH, analista de políticas de salud de la mujer, KFF, San Francisco; Don Downing, profesor clínico, Escuela de Farmacia de la Universidad de Washington, Seattle; Christine Gilroy, directora médica, Express Scripts, Denver; conferencia de prensa de KFF, 15 de septiembre de 2023.