Cómo la ciencia y los médicos han transformado la enfermedad de Crohn

La transformación de la enfermedad de Crohn por la ciencia y la medicina

Por Randy Longman, MD, como le contó a Marijke Vroomen Durning, RN

He estado trabajando con pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII), que incluye la enfermedad de Crohn, durante unos 15 años. El tratamiento de pacientes con enfermedades crónicas como la enfermedad de Crohn puede ser desafiante, pero también es muy gratificante. Como su médico, tengo la oportunidad única de desarrollar relaciones a largo plazo con ellos. Estoy ahí durante los momentos difíciles para brindarles asistencia médica, cuidado y apoyo.

También es un momento emocionante para estar en el campo del tratamiento de la enfermedad de Crohn debido a la investigación en curso y las nuevas opciones de tratamiento que pueden cambiar la vida de mis pacientes. Con tanto en marcha, no quiero que mis pacientes pierdan la esperanza porque no sabemos qué nos espera. Existen tantos medicamentos y combinaciones de terapias que a veces, el próximo medicamento puede ser el adecuado para ellos.

Diagnóstico y tratamiento mejorados a lo largo de los años

El tratamiento para la enfermedad de Crohn ha cambiado significativamente desde que comencé a practicar. Al principio, solo teníamos medicamentos orales, como esteroides o corticosteroides, para ofrecer a nuestros pacientes. Estos medicamentos pueden ser útiles en algunas situaciones. Reducen la inflamación en el intestino, especialmente durante las exacerbaciones o los brotes. Pero estos medicamentos también pueden tener efectos secundarios graves. Por ejemplo, el tratamiento a largo plazo con esteroides puede causar cataratas y debilitar los huesos, y puede aumentar el riesgo de infecciones en los pacientes. Por lo tanto, no queremos que los pacientes tomen estos medicamentos con demasiada frecuencia o durante períodos prolongados.

Los medicamentos inmunomoduladores eran nuestra otra opción. También son buenos medicamentos y ayudan a muchos pacientes. Los más comunes utilizados para tratar la enfermedad de Crohn incluyen:

  • Azatioprina (Azasan, Imuran)
  • Mercaptopurina (Purinethol, Purixan)
  • Metotrexato (Trexall)

Estos medicamentos reducen la inflamación modificando cómo reacciona su sistema inmunológico, disminuyendo los síntomas. Pero también pueden tener efectos secundarios graves, como náuseas, fiebre y fatiga, por lo que algunas personas no pueden tomarlos.

Pero ahora, hay aún más esperanza. Gracias a la investigación y el desarrollo, el tratamiento de la enfermedad de Crohn ha superado los esteroides y los medicamentos inmunomoduladores. Ahora, tenemos terapias biológicas para ofrecer a nuestros pacientes con enfermedad de Crohn. Estos son medicamentos que se dirigen a moléculas inflamatorias específicas en el cuerpo. En mi opinión, han transformado la historia natural de esta enfermedad.

 

 

En 1998, la FDA aprobó el medicamento anti-TNF-alfa dirigido infliximab para tratar la enfermedad de Crohn. En los últimos 10 a 15 años, hemos tenido muchos otros medicamentos dirigidos al TNF-alfa y otros medicamentos que se dirigen a ciertas enzimas y sus vías. Estos nuevos medicamentos brindan nuevas opciones para los pacientes que no han tenido éxito con los tratamientos tradicionales.

Pero los tratamientos para la enfermedad de Crohn no se detienen ahí

Históricamente, tratábamos a los pacientes con enfermedad de Crohn dando un tratamiento a la vez, ajustando o cambiando la medicación si no respondían bien. Pero hemos aprendido mucho sobre cómo combinar medicamentos para que funcionen mejor. Esto nos brinda otra opción para ayudar a nuestros pacientes.

La prueba también ha mejorado. Ahora podemos averiguar qué tan bien responde un paciente al tratamiento, no solo a través del alivio de los síntomas, sino que ahora podemos realizar pruebas de sangre para el monitoreo de medicamentos terapéuticos (TDM). Medir los niveles de medicamentos en la sangre nos permite verificar activamente el progreso de nuestros pacientes, aprovechando al máximo su atención.

También hemos desarrollado nuevas tecnologías de diagnóstico, incluidos marcadores genéticos y moleculares en sangre. Estos marcadores nos indican el tipo de inflamación intestinal y los subtipos de enfermedad de Crohn que tiene el paciente. Este conocimiento nos ayuda a diseñar terapias personalizadas para los pacientes.

El reconocimiento se produce antes

Cuanto antes se trate a los pacientes con enfermedad de Crohn, mejor, y el reconocimiento y diagnóstico temprano desempeñan un papel importante en esto. Organizaciones como la Fundación de Crohn y Colitis y otras han realizado un trabajo tremendo al crear conciencia sobre la EII, incluida la enfermedad de Crohn. Su alcance alienta a las personas a hablar sobre los síntomas, incluso si son embarazosos o difíciles de hablar. Permitir y fomentar que las personas hablen sobre síntomas como dolor abdominal, diarrea o incluso sangrado rectal significa que pueden ser diagnosticadas antes si tienen EII.

Un enfoque de equipo mejora la atención para la enfermedad de Crohn

Otras contribuciones al enfoque general de atención de salud para la enfermedad de Crohn también han marcado una diferencia en cuán bien puede funcionar la terapia.

Obviamente, el enfoque principal debe ser identificar los medicamentos adecuados para ayudar a controlar la inflamación intestinal o sistémica causada por la enfermedad de Crohn. Pero incluso una vez que la inflamación está bajo control, todavía pueden existir síntomas intestinales incómodos como gases, hinchazón y diarrea.

La desnutrición en la enfermedad de Crohn también es un problema real. Debido a la inflamación en el intestino, los nutrientes no se absorben fácilmente, especialmente las vitaminas. Los niños con enfermedad de Crohn también pueden experimentar un retraso en su crecimiento.

Una de las formas en las que abordamos esto en nuestro centro es contando con un dietista especializado en EII. Contar con dietistas que conocen los problemas nutricionales asociados con la EII puede marcar una gran diferencia en el bienestar del paciente.

También es fundamental que los profesionales de la salud aborden los problemas psicosociales relacionados con vivir con la enfermedad de Crohn. Estos problemas pueden afectar a cualquier persona, de cualquier edad, pero ciertos grupos pueden tener un mayor riesgo. Los síntomas de la enfermedad de Crohn suelen comenzar durante la adolescencia tardía y la edad adulta temprana. Este puede ser un momento muy estresante para la mayoría de los adolescentes en la escuela secundaria o en la universidad, ya que deben adaptarse a vivir con una enfermedad crónica, por lo que ser sensible y brindar apoyo es fundamental. En nuestra práctica, y en muchos centros especializados en EII, un trabajador social suele formar parte del equipo. Por lo tanto, pueden identificar los desafíos que pueden enfrentar nuestros pacientes y proporcionar recursos y apoyo.

También es importante reconocer que incluso para los adultos, esta enfermedad puede ser muy estresante. No solo existen problemas médicos, sino también problemas sociales y profesionales, y los tratamientos también generan una carga económica. Incluso si tienes seguro médico, e incluso si es bueno, siempre existen problemas médicos y financieros significativos si tienes una enfermedad crónica.

Mirando hacia el futuro

Creo que todavía existen varias necesidades insatisfechas al trabajar con personas con enfermedad de Crohn. En primer lugar, hay mucha investigación enfocada en identificar la enfermedad de manera precoz, especialmente entre las personas con antecedentes familiares. Otro punto focal importante es saber qué medicamento seleccionar para cada paciente, con base en algoritmos, en qué medida la enfermedad es grave en ese momento y otros factores, como los efectos secundarios de los medicamentos.

También necesitamos considerar las áreas de investigación activa sobre las complicaciones relacionadas con la enfermedad de Crohn. Por ejemplo, puede causar una fístula, una apertura anormal en el colon, y esto puede ser muy agresivo. La enfermedad de Crohn también puede causar fibrosis, engrosamiento y cicatrización del tejido en el colon, lo que puede resultar en una estenosis o bloqueo. Esta es una complicación importante de la enfermedad de Crohn y puede requerir cirugía.

Todavía no tenemos medicamentos que se dirijan directamente a la fibrosis o la estenosis. Pero anticipamos que en los próximos 5 a 10 años, tendremos medicamentos diseñados específicamente para tratar esto y reducir la carga de estenosis que viene con la enfermedad de Crohn.